Profesores y estudiantes

La peste bovina causó la muerte de millones de animales y enormes pérdidas económicas en todo el mundo.

A pesar de haber sido erradicada en 2011, esta enfermedad sigue siendo un posible peligro y un único caso, como consecuencia de una liberación accidental o intencionada del virus, podría provocar su reaparición. Concretamente, si bien el virus ya no se encuentra en la naturaleza, sí que se conserva material con contenido viral de la peste bovina en algunos laboratorios ubicados por todo el planeta y, por tanto, todavía existe un riesgo residual de reaparición de esta enfermedad por una liberación, accidental o deliberada, del agente patógeno desde algún laboratorio.

 

 

 

Información clave sobre la peste bovina

La peste bovina, conocida también como peste del ganado, es una enfermedad vírica muy contagiosa que afecta a los animales biungulados (principalmente ganado bovino y búfalos).

Aprendamos del pasado

La peste bovina se conoce desde los inicios de la ganadería y su origen se remonta a Eurasia central, desde donde se propagó a Oriente Medio, Europa, África y Asia a través de las rutas de comercio y migración. La peste bovina desencadenó terribles hambrunas en África y dificultó el desarrollo agrícola en Asia.

Al término de la Primera Guerra Mundial, la peste bovina se estaba propagando rápidamente desde Asia hasta África y, desde allí, a Europa. Existía una necesidad imperiosa de que los países se unieran para hacer frente a la enfermedad. El brote de peste bovina que afectó a Bélgica en 1920 fue el detonante que impulsó la cooperación internacional para controlar las enfermedades animales y que llevó a la creación de la OIE en 1924. Walter Plowright logró desarrollar una vacuna eficaz y estable contra la peste bovina en la década de los 60, lo que representó un hito en el camino hacia la erradicación de la enfermedad

Tras décadas de esfuerzos internacionales coordinados para eliminar la enfermedad, la OIE y la FAO declararon en 2011 la erradicación mundial de la peste bovina, que se convirtió así en la primera enfermedad animal que se ha logrado erradicar del planeta.

Desde entonces, la OIE y la FAO siguen trabajando en la fase de poserradicación para garantizar que el mundo siga libre de peste bovina. Además, mediante una resolución adoptada en 2011 por los Países Miembros de la OIE durante la Sesión General, se adquirió el compromiso de, por una parte, destruir o almacenar de forma segura el material restante con contenido viral de la peste bovina en un número reducido de laboratorios de alta seguridad aprobados oficialmente para mantenerse alerta ante la posible reaparición de la enfermedad y, por otra parte, suspender toda actividad de investigación no autorizada.

 

 

 

 

¡Profesores!

Como actores clave en la formación de los veterinarios del mañana, es su misión formar e informar a sus estudiantes sobre esta grave enfermedad de carácter histórico para garantizar que mantendremos nuestro mundo libre de la peste bovina.

Los futuros veterinarios desempeñarán un papel crucial a la hora de preservar la salud pública y la sanidad animal en su país. De este modo, es fundamental formarleos para que sepan cómo proteger a su país de la aparición de brotes de peste bovina, cómo diagnosticar esta enfermedad y qué hacer en caso de reaparición. Los profesores forman e instruyen a las siguientes generaciones de veterinarios. La peste bovina es parte de nuestra historia y, por tanto, debería formar parte de los planes de estudios veterinarios.

Para ayudarleo a completar su misión educativa en lo que se refiere a la peste bovina, la OIE le facilita un módulo de formación (comience la descarga) que resume la información esencial que todo veterinario debe conocer sobre la peste bovina.

¿Cuándo puede introducir su módulo de formación de la peste bovina en el plan de estudios?

– en unidades temáticas sobre síndromes y otras enfermedades de los rumiantes, como por ejemplo:

  • Síndrome de estomatitis-enteritis
  • Peste de los pequeños rumiantes, enfermedades de las mucosas/diarrea vírica bovina (BVD), rinotraqueítis infecciosa bovina (IBR), fiebre catarral maligna, etc.

– en unidades temáticas sobre enfermedades exóticas

– en unidades temáticas sobre enfermedades víricas del ganado

– en unidades temáticas sobre epidemiología y control de brotes

– en unidades temáticas sobre historia de la veterinaria

 

¡Estudiantes!
Aprendan a reconocer la enfermedad:

 

Forma clásica (aguda): signos clínicos

  • Fiebre, depresión, pérdida de apetito
  • Lesiones erosivas/necróticas en la boca
  • Secreciones nasales y oculares
  • Diarrea acuosa/hemorrágica, deshidratación
  • Muerte en un plazo de 10-15 días

 

Provoca signos de depresión Es posible ver al animal en decúbito esternal.
Secreción ocular purulenta.
Secreción nasal y ocular.

Necrosis severa difusa/ulceración coalescente de la almohadilla dental; erosiones de menor tamaño en la mucosa mandibular.

 

 

Forma clásica, necropsia

  • Tracto gastrointestinal: necrosis, edema, lesiones erosivas
  • Colon: hemorragias lineales (“rayas de cebra”).
  • Ganglios linfáticos: inflamados, edema.
  • Pulmones: enfisema, neumonía.
Necrosis y exudado fibronecrótico en el intestino delgado de una vaca con peste bovina.
Varias hemorragias longitudinales y lineales (“rayas de cebra”) en la mucosa del colon de una vaca con peste bovina.

 

Sepa cómo actuar ante la sospecha de un caso de peste bovina

Si observa signos clínicos de peste bovina, debe ponerlo en conocimiento de las autoridades veterinarias nacionales de inmediato para que se realice un seguimiento posterior mediante un diagnóstico de laboratorio que permita descartar la presencia de la enfermedad. Si el caso presenta anticuerpos específicos frente al virus de la peste bovina, se considerará un caso sospechoso y deberá notificarse de inmediato a la OIE.